a. Introducción

Admin | Lun, 29/09/2014 - 11:12

Entre las muchas novedades que la Sociedad del Siglo XXI empieza a plantearse, una de las que han surgido con más fuerza, es la de la construcción de organizaciones horizontales, es decir, no jerarquizadas y en rechazo decidido de las burocracias de los partidos y organizaciones tradicionales.

Desde hace algún tiempo, aquel objetivo se ha convertido en un deseo generalizado de gran parte de la ciudadanía, en especial a partir del nacimiento del movimiento del 15M. La práctica organizativa que éste impulsó, se ha convertido en signo identificador del necesario desarrollo democrático, así como en clamor de denuncia contra el secuestro de la democracia por parte de los grandes partidos tradicionales. Sin embargo, los conceptos en los que se basa la búsqueda de tales objetivos son poco conocidos.

Como un caso más de dicha búsqueda, nos encontramos en esta fase inicial de la construcción de Podemos como un Partido Horizontal y de Trabajo En Red, que ha atraído a miles de ciudadanos interesados en un cambio de las formas de ejercer la política, pero donde en general y para muchxs, el objetivo es poco más que una intuición y un deseo, ya que todxs estamos aprendiendo sobre la la marcha de nuestra propia práctica.

Así pues, parece de gran importancia que profundicemos en los conceptos que hay detrás de dicha definición y en base a ello, éstos cuadernos pretenden ser un elemento más, entre los muchos que deberán ayudarnos a propiciar el necesario Cambio Cultural hacia nuevas pautas de entender las relaciones humanas, basadas en la cooperación y encaminadas hacia el desarrollo de una Inteligencia Colectiva y una Gestión Compartida

 

1) Horizontalidad Vs. Jerarquización

La experiencia histórica nos muestra que las organizaciones creadas para la transformación de la sociedad, incluso partiendo de principios asamblearios, pero con formatos piramidales, adquieren rápidamente estructuras verticales de poder, en torno a unos líderes, donde la burocracia, el Personalismo y el Oportunismo, terminan por ahogar la iniciativa popular, despojándola de toda capacidad de decisión.

El concepto de Horizontalidad en las organizaciones, tal como se empieza a practicar hoy en día, es muy reciente, (principios, de siglo). Nacido al calor de las nuevas tecnologías, TICs, e impulsado por pequeños grupos, en España se ha extendido con gran fuerza a partir de la irrupción del Movimiento 15 M.

El objetivo del planteamiento Horizontal es evitar aquellas tres lacras de las organizaciones clásicas, impulsando el empoderamiento de sus personas integrantes, es decir, conduciendo al desarrollo de una confianza en sus propias capacidades de cara a participar en los procesos de deliberación y decisión.

¿Cuáles son los elementos que caracterizan a las Organizaciones Horizontales?

Los iremos desarrollando a través de cada uno de los siguientes apartados.