j. La Democracia Participativa y la Participación Democrática

Admin | Vie, 28/11/2014 - 08:02

j1) Democracia Participativa y Participación Democrática: Introducción
j2) Democracia Participativa
j3) Participación Democrática
j4) Democracia Directa y Democracia Líquida
j5) Sobre los procesos de Deliberación, Consenso y Toma de Decisión

 
 
j1) Democracia Participativa y Participación Democrática: Introducción
 
Ambas expresiones parecen decir lo mismo, sin embargo, bajo la diferente combinación de aquellas dos palabras, se incluyen dos conceptos complementarios que es importante tener en cuenta y no confundir, aunque con frecuencia y en el lenguaje común pudiéramos estar refiriéndonos a muchos aspectos coincidentes hasta el punto de que, en alguna medida las dos expresiones llegan a utilizarse de manera ambivalente.
 
 
j2) Democracia Participativa
 
Bajo esta primera expresión, se suele reflejar un concepto de democracia que va más allá de la llamada Democracia Representativa tradicional, de manera que serían los ciudadanos, directamente, los que adoptasen la decisiones en los distintos niveles, desde los más cercanos (barrios, pueblos, etc.) a las grandes decisiones globales, a nivel del Estado, pasando por las Instituciones intermedias.
 
Es lo que ha venido a denominarse Democracia Horizontal, que recoge el derecho a  Proponer, Deliberar y Decidir, por parte de cada ciudadano y ciudadana.
 
A su vez, tal concepto de desarrollo democrático, puede expresarse también al interior de las diversas organizaciones, (Movimientos, Entidades Asociativas de todo tipo y Partidos).
 
Éste punto de partida, nos conduce a tres problemas inmediatos.
 
a) Establecer los procedimientos para que la ciudadanía pueda presentar sus propuestas
 
b) Establecer los medios para que ciudadanos y ciudadanas deliberen y puedan adoptar los criterios que mejor consideren, antes de llegar al momento de la decisión.
 
c) Establecer los procedimientos de decisión, para que todo el mundo pueda expresar su opinión ante cada propuesta a decidir, o ante cada problema a resolver.
 
En todos los casos, es importante destacar que todo este ambicioso planteamiento de Democracia Participativa, cuando se plantea a gran escala (una gran ciudad, una provincia, un Estado, etc.), solo puede ser llevada  a cabo mediante el uso de los medios técnicos (Herramientas informáticas) con que se cuenta en la actualidad, incluso en los niveles locales, donde, siendo cierto que lo Presencial, (la reunión presencial de la Asamblea), adquiere un gran peso, sigue siendo importante la relación diaria a través de las TICs.
 
En torno a este tema de la Democracia Participativa, que se podría considerar como una expresión genérica, se mueven un conjunto de nuevas expresiones que vienen a resaltar diversos matices:
 
Democracia Deliberativa, Democracia Consensual, Democracia sin Partidos, Democracia Directa, Democracia Líquida, etc.
 
En relación con los procedimientos de decisión, se vienen utilizando una serie de enfoques, tales como los correspondientes a las dos últimas expresiones, que serán desarrolladas en el punto 2.k4.
 
 
j3) Participación Democrática
 
Bajo ésta expresión, se intenta resaltar algo que va más allá del reconocimiento, en sí, del derecho a deliberar y decidir por parte de la ciudadanía.
 
Se trata más bien de buscar la motivación suficiente para que los ciudadanos se involucren en las cuestiones que les conciernen en relación con la vida y los asuntos públicos y sociales.
 
Así pues, visto desde este ángulo, la cuestión de la Democracia Participativa ya no sería tanto el derecho a deliberar y decidir, sino la búsqueda de la decisión de hacerlo por parte de las personas, es decir, su Participación Democrática, pues en caso contrario, aquel concepto de desarrollo democrático podría quedar vacío de contenido.
 
Sabemos que en la práctica es imposible que todo el mundo se involucre en una determinada deliberación acerca de un tema, pues no todos tienen por qué estar interesados en él, pero el porcentaje de población que lo siga, e incluso llegue a hacer alguna aportación, es un baremo tanto del interés que suscita el tema en sí, como de la motivación que los integrantes de una determinada Organización han experimentado para ello.
 
Pues bien, partiendo de la imposibilidad de una Participación del 100%, en la práctica, lo que es cierto es que el porcentaje real puede llegar a ser muy alto o muy bajo, en base a muchas y muy variadas circunstancias
 
Sin entrar aquí a analizar las razones para cada caso, (ya se sabe que existe un cierto número de ciudadan@s que prefieren observar lo que dicen los demás, así como las distintas circunstancias de  disponibilidad de cada cual), de lo que se trata es de comprender que una baja participación puede pervertir el desarrollo democrático participativo, incluso llegándolo a deslegitimar en sus decisiones o, lo que sería más grave, creando una situación de involución en la que una minoría podría volver a estar tomando las decisiones al margen de la mayoría.
 
En consecuencia y de cara a desarrollar la Democracia Horizontal dentro de una Organización En Red, es fundamental entender que la Participación Democrática, como base para la Democracia Participativa, significa desarrollar los procedimientos adecuados para involucrar a sus integrantes, motivándoles para implicarse en las tareas de la misma:
 
> Es preciso generar la motivación necesaria que les impulse a desarrollar su Inteligencia Emocional y asumir responsabilidades, tanto en las tareas de calle y territoriales en general, como en las muchas actividades virtuales, entre las que siempre habrá que tener en cuenta, la elaboración colectiva de documentos, la Discusión e Intercambio de Opiniones para llegar a decisiones, o el Encuentro Permanente a través de la red (el Foro General).
 
> Es importante que cada persona se sienta  protagonista de la Organización, con sus propias cualidades y capacidades y viéndose aceptada y respetada por ellas. Es preciso que cada persona perciba que los demás esperan su aportación como algo necesario para el conjunto.
 
De ésta manera, se  fortalecerá la empatía colectiva, llegando al desarrollo de una Conciencia y una Inteligencia Colectivas (o distribuidas) que, entre otras cosas, nos aproxime a un encuentro de las ideas y de las posturas, lo que puede redundar en situaciones frecuentes de Consenso.