n. El papel de las TICs como base técnica para la Horizontalidad

Admin | Vie, 30/01/2015 - 17:03

n.1) Introducción
n.2) Una última Reflexión

 
 
n1) Introducción
 
Las TICs o Tecnologías de la Información y la Comunicación, constituyen uno de los productos más novedosos que están contribuyendo a cambiar radicalmente la estructura económica, social y política de la Sociedad mundial.
 
Desde los grandes ordenadores a los de sobremesa, portátiles, portátiles ligeros, tablets, ebooks y teléfonos móviles. Desde la radio, la TV, el teléfono y el viejo fax, a la moderna telefonía móvil e internet, dichas tecnologías, no han parado de progresar, empujando hacia nuevas formas humanas de comunicación y relacionarse.
 
Por una parte, los Grandes Capitales las han utilizado para desarrollar su llamada  Globalización, que no es más que una manera muy eficaz de control económico y político para  asegurar y ampliar sus beneficios, a costa de un mayor grado de explotación de los trabajadores de todo el mundo, así como de un proceso destructivo de los ecosistemas y del equilibrio ecológico del planeta.
 
Pero, por otra, las personas también las estamos utilizando para comunicarnos, tanto a escala Local como Global y de ésta manera, empieza a vislumbrase la aparición de la  Aldea Global de los Seres Humanos, a través de la creación de Organizaciones Horizontales (En Red), que podría desarrollar la energía y organización necesaria para enfrentarse y detener la dinámica de  dominación propia de la Globalización.
 
Sin embargo es importante destacar que el camino hacia un lado u otro no es lineal, ni está predeterminado. Dependerá de la voluntad de las personas y sus nuevas capacidades organizativas, el que tal energía y organización, progresen y den sus frutos para enfrentarse  a los poderes oscuros dominantes en nuestra civilización capitalista actual, los cuales y tal como empezamos a vislumbrar a partir de la crisis actual, parece que están buscando someternos a nuevos modos de producción  de tipo semiesclavista e, incluso, esclavista.
 
La evolución de la sociedad china, nuevo imperio emergente del siglo XXI, su desarrollo económico bajo esquemas propios de capitalismo de estado y formas políticas dictatoriales,  se han convertido en referencia principal de la Globalización y bien podrían ser el modelo hacia el que   desean conducirnos.
 
Las constantes llamadas a “Trabajar más y Ganar menos para ser competitivos”, tanto en   España como en Europa, e incluso la bajada de sueldos en Estados Unidos, ilustran muy bien lo que decimos.
 
 
n2) Una última Reflexión
 
¿Por qué pueden ser las TICs tan relevantes de cara al objetivo de mejora decisiva de la  organización humana y su enfrentamiento en defensa ante la explotación?
 
Ya hemos comentado, en capítulos anteriores, cómo la organización humana ha sido históricamente dependiente de lo territorial y que dicha circunstancia, empuja hacia la creación de esquemas organizativos piramidales, los cuales, según nos muestra la experiencia, tienen una  tendencia, casi inevitable, hacia la jeraquización.
 
Mucho habría que reflexionar, en relación con ello, acerca de las discusiones históricas entre las concepciones leninistas y los enfoques más puramente anarquistas y añadir a dicha reflexión, cómo los esquemas organizativos de los partidos, organizaciones sindicales, etc. que se reclaman a sí mismos de “democráticos”, terminan en la práctica dominados jerárquicamente por los aparatos    burocráticos que se van creando en su interior.
 
No se busca aquí, como objetivo, profundizar en dicha reflexión. Ahora bien, la cita era    necesaria para tratar de ofrecer una respuesta ante el interrogante con el que hemos iniciado este apartado.
 
 ¿Que es lo que ha cambiado, en los albores del siglo XXI, para que afirmemos que se han abierto nuevos horizontes para la forma que pueda adoptar la organización humana, que faciliten la vieja aspiración de acabar con aquellas lacras?
 
Pues, precisamente, que si lo territorial parece inevitable, también lo es que los seres  humanos, utilizando las llamadas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs),  empezamos a sentirnos capacitados para relacionarnos En Red.
 
De ésta forma, aparece una nueva realidad compleja, donde se superponen ambas formas  organizativas: la Territorial (Piramidal, que conduce a un esquema Vertical) y la Red  (Multidimensional, que conduce a la llamada Horizontalidad).
 
De este modo y ante la inevitabilidad de lo territorial, al menos por el momento, se hace, del todo necesario y fundamental, el impulsar una adecuada combinación de los quizá inevitables  esquemas piramidales y En Red, para desarrollar la horizontalidad.
 
¿Por qué afirmamos que, momentáneamente, parece muy difícil eliminar el sometimiento a las exigencias de lo territorial y la necesidad de superponer los dos diferentes esquemas   organizativos?
 
En principio, podríamos decir que es lógico y humano nuestra necesidad de partir de lo local y lo presencial. Nuestra necesidad de conocernos “cara a cara” y decirnos las cosas directamente.
 
Sin embargo, también podríamos  afirmar que, en dicha necesidad, hay mucho de arraigo en pautas de conducta establecidas a lo largo de millones de años, y que dichas pautas están modificándose, en la actualidad, de manera muy rápida.
 
Hoy en día, ya es normal concebir y practicar organizaciones “transversales”, donde se  relacionan personas ubicadas físicamente muy lejos, de manera que lo presencial pasa a convertirse en un factor mucho menos relevante.
 
En este sentido, podríamos hablar de una situación de transición, en la medida en que  asistimos a la desaparición, gradual, de un problema “generacional”, en paralelo con  un “cambio cultural” en el que estaríamos inmersas una gran mayoría de personas, especial pero no únicamente, de los países con mayor desarrollo tecnológico.